Despacho Internacional

phone icon+34 910294885
divider

Blog

Noticias juridicas

separator

El testamento, la libertad de testar y la desheredación. La urgente necesidad de la modificación del Código Civil.

/ 0 Comments /

El Código Civil impone unos límites estrictos al testador para disponer de una parte de su patrimonio. Se ha de tener en cuenta que, de acuerdo con los artículos 806, 807 y 808 y concordantes del Código Civil, la legítima de los herederos forzosos abarca las dos terceras partes del haber hereditario. Es por ello que el testador solo dispone de un tercio de su patrimonio para la adjudicación libre e irrevocable de sus bienes a terceros. En infinidad de ocasiones el testador se ve sorprendido ante esta limitación, cuando comprueba que sus bienes no los puede dejar a quien crea conveniente.

Estas normas vienen establecidas desde el derecho visigodo y son recogidas en el Código Civil actual que data de 1889 sin que ninguno de nuestros legisladores hayan tenido la mínima preocupación para modificarlo.

Los Tribunales muy poco pueden hacer si no es interpretar las causas de desheredación que establece el artículo 853 del Código Civil.

Ante una interpretación siempre restrictiva de las causas de desheredación, debe tenerse en cuenta la reciente Sentencia del Tribunal Supremo del 3 de Junio de 2014 recogiendo el maltrato psicológico como justa causa de desheredación, como doctrina totalmente aplicable. Atendiendo a una atinada interpretación del artículo 853.2 del Código Civil, el Tribunal Supremo en esta Sentencia margina toda formalidad y atiende al fondo humano iniciando así un cambio de rumbo necesario para la actual sociedad.

La Sentencia recoge que, aunque las causas de desheredación sean sólo las que expresamente señala el Código Civil en el artículo 848 y concordantes del Código Civil y ello suponga su enumeración taxativa sin posibilidad de analogía ni interpretación extensiva, esto no significa que la valoración y la interpretación concreta de una causa previamente admitida por la Ley deba ser expresada con criterio sumamente restrictivo.

Los malos tratos, vejaciones graves, de acuerdo con su naturaleza deben ser objeto de una interpretación flexible conforme a la realidad social, el signo cultural y los valores del momento en que se produce.

El maltrato psicológico, como opción que determina un menoscabo o lesión de la salud mental de la víctima, debe considerarse como “maltrato de obra” (así lo tiene recogido en diferentes sentencias del Tribunal Supremo, entre otras, la de 15 de enero de 2013, la de 30 de octubre de 2012) en relación con el principio de “favor testamenti”. Dicho maltrato sienta su fundamento en nuestro propio sistema de valores referido principalmente a la dignidad de la persona como núcleo fundamental de los derechos constitucionales (artículo 10 de nuestra Constitución Española).

La sentencia comentada da un paso importante para la libertad de testar, en cuanto a la disposición de bienes del testador para después de su muerte.

Como recoge en sus comentarios el Notario, Jurista y Académico de Jurisprudencia y Legislación, Don Victorio Magariños, el legislador debe abordar la actualización del Código Civil para adaptarlo a las nuevas necesidades y como dice el referido jurista la realidad social y familiar es muy distinta cuando a finales del siglo XIX se publica el Código Civil. Entonces se consideró a la familia como una comunidad institucional protegiendo desmesuradamente esta institución. No obstante, y en contra de lo que se reguló finalmente, en aquel tiempo, los juristas Joaquín Costa y Giner de los Ríos ya veían la necesidad de sostener un sistema de libertad de testar sin restricciones.

Entendemos que una modificación de los artículos del Código Civil relativos a la desheredación y a la libertad de testar debe ser realizada de acuerdo con la situación actual de la sociedad sin que esto suponga ningún trauma para el legislador ya que en diferentes Comunidades Forales ha existido y existe la libertad de testar desde la reducción de las legítimas en el caso de Galicia hasta la libertad de testar absoluta en Navarra y algunos municipios de Álava.

Carlos Arévalo – Abogado col. ICAM nº 7.472

separator

separator